Semana 2 – Día 1

79.9 kg

Esta mañana finalmente vi mover la báscula y el peso empieza con 7 otra vez, qué alivio.

Sigo filosofando, y hoy me gustaría hablar de cómo encuentro inspiración en las pequeñas cosas, sobre todo cuando se trata de comer.

Cerca del salón donde fui ayer por la pedicuría hay un restaurante de sushi que se ve común y corriente, el menú de 10 piezas cuesta en un restaurante de esta categoría 12.50 EUR (sí, es más caro que un sandwich de 3 EUR, pero toda la semana me llevé comida de casa así que me lo puedo permitir).

Lo interesante es que justo cruzando la calle hay otro restaurante de sushi, que de apariencia muy discreta pasa desapercibido. Este lugar tiene el mejor sushi que he probado en mi ciudad. El restaurante está muy bien ambientado, visitarlo es un placer para los sentidos, y cada pieza de sushi es una joya de autor creada con amor y originalidad (¿quinoa crocante sobre carpaccio de vieira? ¡delicioso!). Los dueños son una pareja de belga y japonesa super chic, y eso no es todo, él fue finalista de la competición Washoku World Challenge del 2013.

Puede ser que sin saber que existe el segundo restaurante de sushi una ande con hambre y se vaya directo al primero, algo que sería una pena.

Pero peor sería que una conozca los dos restaurantes pero el segundo se ve tan de diseño y su chef tiene tantas credenciales que una se intimide y piense que es demasiado caro y ni siquiera le de una oportunidad.

Porque aquí viene lo interesante: el menú del mediodía en el segundo restaurante, que trae 6 piezas de sushi gourmet, una ensaladita y un saquito de té cuesta solamente 14 EUR.

Increíble: ¡la diferencia entre el lujo y la mediocridad es nada más 1.50 EUR!

adelgazar

La experiencia de comer 10 piezas de sushi en un restaurante común no se compara con la de comer las 6 piezas de Ko´uzi. Cada detalle está cuidado y yo llevaba esa bolsita a la oficina como si fuera un tesoro, y almorzar en mi escritorio fue un minifestejo. Qué gran placer por tan poquito dinero.

adelgazar

Moraleja: si vamos a comer, comamos bien. Pequeños detalles como sacar la buena vajilla (¿para qué la estamos guardando? ¿para cuándo venga la reina a cenar o qué?),
encender unas velas, usar servilletas de tela, elegir buenos ingredientes y prepararlos con amor, hacen que comamos mejor, ¡y comamos menos! Prestar un poco de
atención para hacer de la rutina un ritual, y de lo cotidiano un deleite, no cuesta tanto como podríamos pensar.

¡Chicas, el lujo no engorda! ¡Más placer y menos dieta!

(Mañana salimos de vacaciones y tengo miedo de que me de hambre y terminar entrando en cualquier lugarejo atrapa-turistas, que TripAdvisor me ayude)

Advertisements

2 thoughts on “Semana 2 – Día 1

  1. Muy bien el 7 ya que suerte!!! Oye tienes toda la razón a veces pagar un poquito más merece la pena y nos tenemos que dar pequeños manjares que hacen que tu día tenga un toque especial.

    Un besito y disfruta de las vacaciones

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s